_______________________________________________________________________________________________

miércoles, 6 de mayo de 2009

Las cuentas de Unicaja


Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es

Después de ver todo lo que hemos visto en los últimos meses, hay que interpretar con algo más que cautela las cuentas que nos proporcionan las entidades financieras, sean bancos o cajas, y las sociedades cotizadas en general. Pueden ser muy diligentes las juntas generales de las entidades, pueden controlar muy bien los consejos de administración y pueden ser extremadamente hábiles los profesionales de las auditorías, pero los gestores del día a día son los que mejor conocen los entresijos societarios y a ninguno de ellos les resulta difícil encontrar artimañas para edulcorar resultados. Esto es así y todo el mundo lo sabe. Por eso, se acepta dentro del mundo empresarial que la solvencia de una empresa la dan no sólo las cuentas que se depositan en el Registro Mercantil, sino también la credibilidad de quienes las han elaborado.

¿Quiere decir esto que los resultados empresariales hay que leerlos con cautela? Pues eso es lo que digo, que no hay que creerse a pies juntillas las cuentas que nos cuentan. Y es más, si se trata de entidades financieras, el escepticismo se eleva al cien por cien. Lo hemos visto recientemente: Bancos y cajas que hace dos días decían que ganaban dinero a espuertas resulta que están en bancarrota.

Unicaja, al menos en Almería y Málaga, es una entidad que genera bastante confianza. En la alocada guerra del boom inmobiliario no se le han visto cosas raras. Incluso llegaron a recibir críticas de no estar a la altura de las circunstancias. Ahora, todo el mundo alaba su prudencia y su rigurosidad en la aprobación o denegación de operaciones de cierto riesgo. Por eso nadie duda de que las cuentas que nos ha presentado, correspondientes al primer trimestre de 2.009, fenomenales para como está el sector, se ajustan a la realidad. Cuestión de credibilidad.