_______________________________________________________________________________________________

viernes, 29 de mayo de 2009

¿Absorción encubierta?*


Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es


La decisión de los consejos rectores de Cajamar, Caja Campo, Caixa Albalat y Caja Rural de Casinos de constituir el Grupo Cooperativo Cajamar tiene todos los visos de ser un anticipo de lo que se avecina: una absorción por Cajamar de las otras tres entidades. Es mi opinión. Nos dicen sus presidentes que cada entidad mantendrá su soberanía e independencia, plena personalidad jurídica, sus órganos de gobierno y dirección, sus plantillas, oficinas, sedes sociales y obra social, pero a renglón seguido añaden que consolidarán balances y pondrán en común su estrategia de negocio y sus políticas de gestión y de control de riesgos, solvencia y liquidez. Se puede observar incluso cierta incompatibilidad en los propósitos. ¿De verdad que se puede tener plena soberanía e independencia cuando se comparten riesgos, se consolidan balances y se establecen estrategias de negocio comunes? En los estatutos sí, en la realidad no. ¿O acaso Banesto es independiente del Santander? ¿O el Andalucía del Popular?

La interrogante que planea el titular de este artículo no hay por qué interpretarlo en sentido perverso. Aún estando convencidos, como estamos, de que lo que se hace ahora es allanar el camino hacia una simple absorción consideramos que hacerlo así es actuar con inteligencia. Los localismos, en el tema bancario, son una lacra que nadie sabe cómo erradicar. Se erradican solos cuando ya se ha caído uno en el pozo, pero, mientras tanto, la bandera propia sigue arribada, y cuanto más alto, mejor. Cajasur, por poner un ejemplo, era hasta ayer la elegante señorita que despreciaba a todos los galanes. Y ahora la hemos visto por Murcia buscando pretendientes y temiendo quedarse soltera y sin compromiso.

* Este artículo no se publica en “La Voz de Almería”.

martes, 26 de mayo de 2009

Ignorantes


Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
http://www.emilioruiz.es/


No hay nada peor que ser ignorante. “Ni nada mejor”, dice mi amigo Quico; pero no le hagan caso, él piensa así porque es un ignorante de tomo y lomo. Servidor es un ignorante, pero no de tomo y lomo como él; yo soy sabedor de mi déficit, lo cual me honra, según dicen. Los ignorantes estamos vendidos, somos carne de cañón y nuestra exposición al ridículo tiene una dimensión ilimitada. El otro día, en la capital, me encontré a un conocido/amigo. Perdónenme que no diga su nombre porque muchos de ustedes le conocen, ya que ocupa un cargo cuasi-político y ha escrito algún que otro libro. Se le veía compungido, y pronto me di cuenta de por qué: “¿Te has enterado, se ha muerto Mario Benedetti?”. “Sí, lo he oído en la radio”. “¿Y qué opinas tú?” “¿De qué?” “¡Coño!, me dice enfadado, de la muerte de Benedetti”. “Hombre, yo no lo veo bien, yo no he visto bien que se muera Benedetti, ni Benedetti ni nadie; la muerte, en general, no la veo bien”. “¡Ay, que estoy cayendo: Tú no has leído a Benedetti!”. “Piensa lo que quieras”, le dije. Y es verdad, no he leído a Benedetti.

En vista del sesgo que tomaba la conversación cambié de tercio. Es un viejo truco que, por lo menos a mí, me da resultado. “Oye, que hace tiempo que no leo ningún artículo tuyo, ¿qué pasa, estás agandulado?”. “No, no, si estoy escribiendo más que nunca, lo que pasa es que yo no soy articulista, soy escritor”. Me enteré de inmediato de la diferencia que hay entre un escritor y un articulista. Uno ha leído a Benedetti y otro no. Uno es un docto y el otro un ignorante. Uno es mi amigo y otro soy yo. ¿Y si a más a más –que dicen los catalanes- uno no ha sido capaz de pasar de la quinta página del Quijote porque sus entendederas no saben el significado de tanta palabra rara? Tiene razón mi mujer: Por qué demonios cada vez que vamos a Almería tenemos que ir al Paseo.

domingo, 24 de mayo de 2009

Comprarse un coche

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
http://www.emilioruiz.es/


En este país somos muy dados a enrevesar cuestiones simples. Llega el debate del Estado de la Nación y dice Zapatero: Señores, el Gobierno va a incentivar la adquisición de coches nuevos, y a quien compre uno le vamos a dar 500 euros y vamos a pedir a los fabricantes que ellos rebajen otros 1.000 y a las comunidades autónomas que pongan 500. Los fabricantes, deseosos de darle salida a su enorme stock, aceptaron de buen grado la propuesta. En los gobiernos autonómicos, la respuesta ha sido dispar, y mientras unos, como Andalucía, han dicho sí de inmediato, otros se han desmarcado, como Cataluña, o han establecido su propio plan de ayuda, como Madrid.

¿Y esto quiere decir que un coche puede variar de precio según se adquiera en un lugar u otro? Pues, sí, señor. Pero no por ello hay que rasgarse las vestiduras ni echar mano al socorrido artículo 14 de la Constitución (ése que habla de la igualdad ante la ley), que lo mismo utilizamos para un roto que para un descosido. Entre otras razones porque nunca los coches han valido lo mismo en todas partes. Los fabricantes establecen un PVR (Precio de Venta Recomendado), pero el precio final depende de muchos factores: La flexibilidad del concesionario a la hora de establecer sus márgenes, la habilidad del comprador (el regateo forma parte de nuestra idiosincrasia), la cuantía del impuesto municipal de circulación (que es muy distinto según el municipio donde el vehículo se “empadrona”), los gastos de gestoría (a veces si matricula el comprador sale más barato que si matricula el concesionario), el transporte desde fábrica al punto de entrega, etc., etc. No es difícil comprar un coche de 30.000 euros por poco más de 28.000 euros. ¡Señores, que un coche no es como una bombona de butano, cuyo precio lo establece el BOE!

jueves, 21 de mayo de 2009

Alfonso García


Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es

Una cuestión previa: La amistad que me une con Alfonso García, Presidente del Almería, es nula. Cero. No he intercambiado con él palabra en mi vida y le conozco de lo mismo que le conocen muchos aficionados, de verlo en el campo. No sé nada, ni me interesa, de su vida personal o empresarial, y si voy a hablar de él es solamente en su condición de Presidente y en mi condición de aficionado y socio del club. No me mueve, pues, condicionante alguno a la hora de emitir un juicio.

En esta tierra, futbolísticamente hablando, la inanición es lo que ha imperado, y cuando alguien ha roto el velo del tedio no faltan los rompefarolas de turno. Abundan ahora los comentaristas de medio pelo, becarios mal pagados, a los que se les ofrece, sin reparo alguno, un espacio para que digan lo que quieran. De fútbol, claro, de otros temas no les dan ni media línea. Es gente que no tiene ni idea de cómo se mueve el mercado, y creen que el fútbol es sólo sentimiento. ¿Se llevan cuatro jugadores? ¡Pues será inútil este Presidente que no ficha cuatro mejores! No les preguntemos ni que con qué dinero ni en base a qué presupuesto, que estos ilusos responderán que eso es intrascendente, que los sentimientos no tienen precio. Mirad, chicos: El Almería, por presupuesto y por afición, no puede ser un equipo receptor de figuras, tiene que ser un equipo creador de figuras. Negredo, Bruno y Mané vinieron sin ser casi nada en el mundo del fútbol. Ahora se van hechos futbolistas. Ése es nuestro mérito, ése es el mérito de Alfonso García. Y ésa nuestra línea.

Alfonso García sabe de lo que va. Su proyecto está claro. Y quien no comulgue con él, que cambie de aires, pero que no pida, por favor, que cambie de proyecto. Porque sería el principio del fin. El Presidente tiene las ideas claras. Nosotros también.

sábado, 16 de mayo de 2009

Un par de frases


Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
http://www.emilioruiz.es/


Se escuchan estos días un par de frases que me gustaría comentar. Una de ellas ya saben quién la dice: “Esta crisis no la han provocado los trabajadores y no vamos a permitir que sean los trabajadores quienes la paguen”. Es una frase redonda, pero enormemente populista. Eso sí, suena bien. Incluso tiene de cierta una parte, la que dice que esta crisis no la han provocado los trabajadores. Pero, ¿puede alguien dudar de que las principales víctimas de esta crisis, y de todas las crisis, son los trabajadores? No seamos ingenuos, señores, no es cuestión de permitir o de dejar de permitir, es cuestión de ver la realidad o no verla. La cuerda siempre se rompe por la parte débil. Mientras el mundo sea mundo. Y quien no lo quiera ver, que no lo vea.

La otra también saben de quién es: “No habrá reforma laboral si no es con el acuerdo de los agentes sociales”. Y piensa uno: Veamos, ¿es necesaria algún tipo de reforma laboral para resolver el problema del paro y de la precariedad en el empleo? Si la respuesta fuera no, ¿el Gobierno la aprobaría aún acordándolo sindicatos y patronal? No debe. Y si una modificación laboral fuera beneficiosa para los trabajadores más desamparados, ¿la aprobaría el Gobierno aunque no se pongan de acuerdo los agentes sociales? Debe. Para eso está.

En España hay tres clases de trabajadores: a) los que tienen empleo estable, b) los que tienen empleo en precario, y c) los que no tienen empleo. Premisa fuera de discusión: Los derechos adquiridos por los trabajadores con empleo estable no deben ser retocados a la baja ni un solo milímetro. De acuerdo. Y ahora la pregunta del millón: ¿Qué se puede hacer para que los trabajadores de los grupos b y c entren a formar parte del club de los a? ¿De verdad que no se puede ni se debe hacer nada?

jueves, 14 de mayo de 2009

Gracias, Hugo

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es

Querido entrenador: Si fueras argentino me lo hubieras puesto fácil, porque te diría eso de “Qué bueno que viniste”. Pero como eres mejicano, tampoco me lo has puesto difícil, porque así puedo decirte que bendita la hora en que Alfonso se acordó de ti. No sé si te han hablado de la grave enfermedad que padecíamos cuando arribaste. No era una enfermedad física, era psíquica, una depre. Una depre de caballo. El caso es que no empezamos mal. Triunfo allí, empate aquí, triunfo aquí. La alegría nos duró justo el tiempo en el que Arconada se deshizo del sistema Emery para adoptar look propio. Qué desastre, míster: 6 punticos en 12 partidos. Menos mal que llegaste. Vaya credenciales las tuyas: 19 partidos, 30 puntos. ¡Jo, eso sí que merece, si la barriguita te dejara, una buena voltereta!

Mas no creas, Hugo, que ahora hemos pasado de la depresión a la euforia. Ni pensarlo. Nuestros pies siguen en el suelo, sabemos el terreno que pisamos y somos conscientes de la fortaleza que tenemos, que es la fortaleza de un equipo… iba a decir modesto, pero no, voy a decir humilde. Nuestros avales no son los cheques millonarios ni los fichajes de lujo, nuestro soporte es la ilusión, el amor propio, la responsabilidad y la confianza. La confianza en una plantilla que tiene mucho mérito, porque viniendo, la mayoría de ellos, casi del anonimato, están alcanzando la gloria, individualmente y como equipo. Qué orgullo sentimos cuando vemos que media Europa se fija en nuestros muchachos.

Este primer tomo de tu novela, míster, tiene final feliz. Y como te han sobrado páginas, dibuja y pinta en ellas lo que quieras. Pero no olvides que tras recrearnos con todo lo bueno que nos has dado, de la próxima temporada no esperamos nada menos. Confiamos en ti. Apáñatelas como puedas. Te queremos, amigo.

martes, 12 de mayo de 2009

El Ejido en Canal Sur


Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es

El pasado lunes, 502.000 andaluces vieron en Canal Sur el programa “Aquí estamos”, editado y presentado por Roberto Sánchez, dedicado a El Ejido. Me gustaría destacar el atrevimiento de una cadena de televisión de colocar en prime time un programa de este tipo. Era una apuesta arriesgada. Pero si hay algo que justifica la existencia de una televisión pública es la emisión de un docushow como éste. En esta ocasión el binomio calidad-audiencia funcionó a la perfección consiguiendo una cuota del 15,2 %, que es una muy buena para como está el mercado.

¿Qué parte del éxito hay que otorgarle al propio programa y qué parte hay que darle a que el protagonista del mismo fuera El Ejido? No sabría decirlo, pero, desde hace tiempo, estoy observando cómo El Ejido, como nuevo fenómeno que es en tantos aspectos -urbano, social, demográfico, económico…-, interesa a mucha gente. De El Ejido se ha contado mucho, pero no se ha contado todo. Se han desvelado muchos aspectos de su realidad, algunas de ellos descarnados, pero aún está pendiente de contar el lado positivo de esa realidad, más rico y variado que el negativo. La casualidad ha querido que estos días repongan en Digital + “Poniente”, de Chus Gutiérrez. No es un film manipulado, pero es una visión parcial de la realidad.

El Ejido merecía este programa. Merecía que se viese este otro aspecto de su vida. Las televisiones nos suelen informar más del número de puticlubs que hay en El Ejido que del número de cooperativas. Pero qué vamos a hacer, ésta es la tele que nos toca padecer. Mientras “Dónde estás corazón” le reporte a Antena-3 un share del veintitantos por ciento, qué leche les importa a ellos el número de cooperativas de El Ejido. Pues para eso está, debe estar, la televisión pública. ¡Ah, y el Poli, a 2ª!

jueves, 7 de mayo de 2009

Agur, Ibarretxe


Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
http://www.emilioruiz.es/


Dice Patxi López, en su primera entrevista radiofónica, realizada a Carles Francino, de la Ser, tras ser elegido lehendakari del País Vasco, que, inexplicablemente, pudo contener las lágrimas de emoción en ese momento. Lo mismo nos pasó a muchos ciudadanos que pudimos seguir el acto a través de la televisión autonómica vasca en Digital+. Momentos emotivos se han visto en política, pero como éste, pocos.

Emoción de ver cómo la Cámara era presidida por una joven, una joven del PP, el mismo partido de Miguel Ángel Blanco y de otros muchos héroes vascos de igual militancia cuyas vidas se han visto truncadas por la sola razón de querer pensar y vivir en libertad. Emoción al contemplar la mirada de Arantza Quiroga, la presidenta, una mirada limpia y generosa exenta de cualquier signo de maldad.

Emoción de ver cómo la Cámara elegía presidente del gobierno a un joven del PSOE, el mismo partido de Enrique Casas y otros muchos héroes socialistas cuyas vidas han sido deshechas por querer servir a la democracia, a la libertad, a su propia patria. Emoción de ver a Patxi López desplegar ante sus adversarios una mirada de generosidad, un gesto de mano tendida, exento de rencor, de resentimiento, de revancha.

Y rabia, sentimos mucha rabia de ver a quien quiso conducir al pueblo vasco por el camino del abismo, a quien ni siquiera en el momento del adiós quiso tener una palabra de tolerancia, de comprensión. Cómo se puede acumular tanto odio en una sola persona, en una sola mirada. Se libra al fin el pueblo vasco de un radical enrabietado, de un lehendakari prepotente, de un aniquilador de la diversidad y la discrepancia.

También él apenas pudo contener las lágrimas. Pero no eran lágrimas ni de agradecimiento ni de emoción. Permítanme que no las califique ahora. Agur, Ibarretxe, agur.

miércoles, 6 de mayo de 2009

Las cuentas de Unicaja


Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es

Después de ver todo lo que hemos visto en los últimos meses, hay que interpretar con algo más que cautela las cuentas que nos proporcionan las entidades financieras, sean bancos o cajas, y las sociedades cotizadas en general. Pueden ser muy diligentes las juntas generales de las entidades, pueden controlar muy bien los consejos de administración y pueden ser extremadamente hábiles los profesionales de las auditorías, pero los gestores del día a día son los que mejor conocen los entresijos societarios y a ninguno de ellos les resulta difícil encontrar artimañas para edulcorar resultados. Esto es así y todo el mundo lo sabe. Por eso, se acepta dentro del mundo empresarial que la solvencia de una empresa la dan no sólo las cuentas que se depositan en el Registro Mercantil, sino también la credibilidad de quienes las han elaborado.

¿Quiere decir esto que los resultados empresariales hay que leerlos con cautela? Pues eso es lo que digo, que no hay que creerse a pies juntillas las cuentas que nos cuentan. Y es más, si se trata de entidades financieras, el escepticismo se eleva al cien por cien. Lo hemos visto recientemente: Bancos y cajas que hace dos días decían que ganaban dinero a espuertas resulta que están en bancarrota.

Unicaja, al menos en Almería y Málaga, es una entidad que genera bastante confianza. En la alocada guerra del boom inmobiliario no se le han visto cosas raras. Incluso llegaron a recibir críticas de no estar a la altura de las circunstancias. Ahora, todo el mundo alaba su prudencia y su rigurosidad en la aprobación o denegación de operaciones de cierto riesgo. Por eso nadie duda de que las cuentas que nos ha presentado, correspondientes al primer trimestre de 2.009, fenomenales para como está el sector, se ajustan a la realidad. Cuestión de credibilidad.

lunes, 4 de mayo de 2009

La resaca




Emilio Ruiz nos deleitó el sábado con un interesante artículo sobre el partido Real Madrid-Barcelona. “El partido del canguelo”, lo tituló, vaticinando precisamente lo contrario de lo que pasó. Lo que no nos cuenta ahora es que para presenciar el partido eligió una zona del campo muy, pero que muy, caliente. Los compañeros gráficos del diario As lo encontraron en un lugar del campo rodeado de señoritas con mucha “pechonalidad”. (Foto As).

viernes, 1 de mayo de 2009

El partido del canguelo


Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es


Esta tarde, a las ocho (hora peninsular española), ochenta mil ciudadanos afortunados vamos a ser testigos presenciales de uno de los mayores espectáculos deportivos de los que puede disfrutar la humanidad, un Real Madrid-Barcelona, de la Liga de fúbol profesional. A través de otros medios, cerca de diez millones de españoles y más de mil millones de ciudadanos del mundo seguirán el acontecimiento. Es el triunfo y el poder del indiscutible deporte-rey, el fútbol, conjugados con el dominio de los nuevos cauces de transmisión de sonido e imagen, que van a hacer posible que lo que dentro de un rato va a suceder en el Paseo de la Castellana de Madrid sea apreciado a lo largo y ancho del planeta.

Frente a frente, dos equipos históricos y un objetivo común: doblegar al eterno rival, al rival por antonomasia. Uno, el F. C. Barcelona, adornado con una calidad técnica desbordante que maravilla a medio mundo; y otro, el Real Madrid, C. F., fabricando un fútbol tosco estimulado con el recurso del orgullo, del amor propio, del espíritu de Juanito, analgésico eficaz contra la depresión. Hace unas cuantas semanas sería éste un partido de guante blanco por mor de las diferencias clasificatorias. La fortuna ha querido que no sea así, y nadie sabe ahora, a ciencia cierta, en qué va a quedar esta semana de pasión azulgrana –Chelsea, Madrid y Chelsea, Champion y Liga en siete días-, si en muerte o resurrección. Hay apuestas para todos los gustos. Era el partido del paseíllo, pero es, ahora, el partido del canguelo.

Fútbol es fútbol, dijo Boskov. No siempre. Un Real Madrid-Barcelona es fútbol… y mucho más. Es espectáculo, es pasión, es sentimiento, es orgullo, es dolor, es… ¡es arte! ¿He dicho arte? Sí, he dicho arte. Pasen, señores, vean, oigan y disfruten.