_______________________________________________________________________________________________

domingo, 5 de abril de 2009

¡Qué día!


Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es

¡Vaya día! Me levanto, ojeo la prensa, y, ¡hale!, sorpresa, sorpresa. La primera: el PSOE junta a sus alcaldes del pasado y el presente, y heme aquí, en el pueblo, desconsolado, contemplando el momento gráfico. Me quedé con las ganas. Ni una llamada al móvil, ni antes ni después, ni de culpa ni de disculpa. La indiferencia, lo peor. Algo habré hecho mal. Tampoco vi a Santiago. Es un consuelo.

La segunda: Se avecina tormenta profunda en el ya de por sí revoltoso mundo de la comunicación. Abochorna el maridaje de La Sexta con los medios de Pedro J. Gratis total, dicen. Mentira. Objetivo: Cargarse Prisa. Roures va por ahí tirando de chequera y los polanquistas están para pegarse un tiro. María Teresa calla y otorga. Qué error, qué inmenso error, que diría Ricardo de la Cierva. Y “El Observador” nos pega la puntilla: Joly –“Almería Actualidad”- y Vocento –“Ideal”- avanzan hacia la fusión/absorción. Alguien sobra, dicen, y mucho nos tememos a quién le va a tocar. Es una pena, no lo hacen mal, pero, claro, a ver quién aguanta dándote por dos reales lo que vale una peseta. Malos tiempos para los amantes de la prensa de papel.

Y la tercera. Ésta me ha dejado herido de muerte. Don Federico ve peligrar la renovación de su contrato, que expira en agosto. Las mañanas de España no pueden ser las mismas con él que sin él. Yo, nunca salgo de casa sin tomar mi ración de Federico. Un mago, como es él, no puede ser recluido en el Guantánamo de las ondas. Los entresijos de la política española, todo lo que se esconde tras el escenario, nunca serán conocidos sin este provocador del periodismo y sus lenguaraces colaboradores. Los obispos no soportan ya tanta provocación. ¡Es un juego, excelencias! Cometen un error quienes crean que su despido les alivia. Tampoco creo que las emisoras que le ha dado Aguirre le puedan dar el sustento adecuado. Me preparo para lo peor: su ausencia.