_______________________________________________________________________________________________

domingo, 12 de abril de 2009

Loa a don Federico


Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es

Alguno de mis lectores se sorprende de la defensa que hago de la labor de Federico Jiménez Losantos –don Federico, para sus adictos-, director de “La Mañana”, de la COPE. Que no haya dudas: FJL no ocupa el nº 1 en el escalafón de mis periodistas radiofónicos de cabecera. Le anteceden, por este orden, Carles Francisco (SER), Tom Martín Benítez (Canal Sur), Carlos Herrera (Onda Cero) y Juan Ramón Lucas (RNE). Incluso delante de él está Frank Blanco, director de “¡Anda ya!”, de “Los 40 Principales”, que es una hartá de buena música y buen rollito. En esa lista Luis del Olmo (Punto Radio) ni está ni se le espera porque hallarlo en el dial es imposible.

Pero es cierto que le oigo de vez en cuando y defiendo su trabajo. ¿Por qué? No nos engañemos: Los medios de comunicación nunca han dejado de ser el brazo articulador de diversos grupos de presión, unos económicos, otros políticos y otros –lo más frecuente- económicos y políticos a la vez. El abanico radiofónico, ahora mismo, exceptuando el déficit de Punto Radio, está bastante equilibrado. FJL ocupa un espacio muy concreto que en la variopinta sociedad española tiene sus adeptos. Lo vemos en todos los EGM. Son ciudadanos de ideas conservadoras, católicos y amantes de la nostalgia, que, para jugar en el tiempo presente, se desvisten de formalidades y quieren hacerse oír con voz destemplada, a veces rayando la obscenidad verbal y hasta practicando el insulto. Comprendo que a los obispos esa forma de hacer radio les incordie ya demasiado, pero a muchos de nosotros nos divierte. Pedirle a Federico que cambie es exigirle que envuelva su mensaje en correctos modales, o sea, que despoje sus sermones del tono ácrata, y hasta zafio, que le ahora le da. Pero no lo puede hacer porque ése es su encanto. ¡Mis reconocimientos, don Federico!