_______________________________________________________________________________________________

miércoles, 29 de abril de 2009

Contrato laboral único


Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
http://www.emilioruiz.es/


Pongámonos en situación. Usted, querido lector, como un buen español que es, decide un día aportar su granito de arena para salir de esta crisis en la que nos hallamos. ¿Y qué va a hacer? Montar una tiendecita de chuches, por ejemplo, y crear un puesto de trabajo. ¿Con un puesto de trabajo no resolvemos nada?, dirá. Perdone que discrepe. Se puede resolver mucho. Imagine que este mismo paso que va a dar lo dan no los 44 millones de españoles, no, sino solamente el 10 % de ellos. Serían 4,4 millones de empleos de golpe. ¡Y adiós paro!

Pero sigamos con la tiendecita. Ya tiene a su empleado buscado y procede a hacerle el contrato. Llega la madre del cordero. Como no sabe qué tipo de contrato le puede hacer pide ayuda a su asesor, y éste le ofrece todas las opciones. Le puede hacer: a) un contrato indefinido a tiempo completo o a tiempo parcial, b) un contrato de trabajo fijo discontinuo, c) un contrato por obra o servicio determinado, d) un contrato eventual por causas de la producción, e) un contrato de formación, f) un contrato de prácticas, g) un contrato de reinserción, h) un contrato de minusválido (si lo es), i) un contrato de desempleado mayor de 52 años (si los tiene)… Y sigue el catálogo. Como no quiere volverse loco, al final le dice al asesor lo que todo el mundo: pues hágale el que sea mejor. Pero no se vaya a creer que es fácil saber cuál es el mejor. Por cierto, ¿el mejor para quién: para usted o para el trabajador?

Ante este batiburrillo contractual un centenar de economistas de universidades españolas y extranjeras han propuesto la creación de un único tipo de contrato. Sería indefinido y con indemnización progresiva en caso de despido. Todos fijos, se acabaron los contratos temporales. ¿Qué le parece la idea? A mí me parece fenomenal.