_______________________________________________________________________________________________

miércoles, 29 de abril de 2009

Contrato laboral único


Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
http://www.emilioruiz.es/


Pongámonos en situación. Usted, querido lector, como un buen español que es, decide un día aportar su granito de arena para salir de esta crisis en la que nos hallamos. ¿Y qué va a hacer? Montar una tiendecita de chuches, por ejemplo, y crear un puesto de trabajo. ¿Con un puesto de trabajo no resolvemos nada?, dirá. Perdone que discrepe. Se puede resolver mucho. Imagine que este mismo paso que va a dar lo dan no los 44 millones de españoles, no, sino solamente el 10 % de ellos. Serían 4,4 millones de empleos de golpe. ¡Y adiós paro!

Pero sigamos con la tiendecita. Ya tiene a su empleado buscado y procede a hacerle el contrato. Llega la madre del cordero. Como no sabe qué tipo de contrato le puede hacer pide ayuda a su asesor, y éste le ofrece todas las opciones. Le puede hacer: a) un contrato indefinido a tiempo completo o a tiempo parcial, b) un contrato de trabajo fijo discontinuo, c) un contrato por obra o servicio determinado, d) un contrato eventual por causas de la producción, e) un contrato de formación, f) un contrato de prácticas, g) un contrato de reinserción, h) un contrato de minusválido (si lo es), i) un contrato de desempleado mayor de 52 años (si los tiene)… Y sigue el catálogo. Como no quiere volverse loco, al final le dice al asesor lo que todo el mundo: pues hágale el que sea mejor. Pero no se vaya a creer que es fácil saber cuál es el mejor. Por cierto, ¿el mejor para quién: para usted o para el trabajador?

Ante este batiburrillo contractual un centenar de economistas de universidades españolas y extranjeras han propuesto la creación de un único tipo de contrato. Sería indefinido y con indemnización progresiva en caso de despido. Todos fijos, se acabaron los contratos temporales. ¿Qué le parece la idea? A mí me parece fenomenal.

domingo, 26 de abril de 2009

La vivienda de los Prior

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
http://www.emilioruiz.es/


El fallo del Tribunal Constitucional que ha estimado la demanda de amparo promovida por Leonard y Helen Prior, propietarios de una vivienda en Vera que fue derribada por la Junta de Andalucía a principios del año pasado, ha dado lugar a una variado abanico de acusaciones e interpretaciones, sin que nadie eche en falta amplias dosis de falseamiento de los hechos. La realidad es clara para quien quiera conocerla: a) Los Prior solicitan el consistorio veratense licencia para hacerse una vivienda en suelo rústico, b) El Ayuntamiento pide el preceptivo y no vinculante informe a la Junta de Andalucía, que lo da desfavorable, c) La Junta de Gobierno otorga la licencia, d) La Junta de Andalucía recurre el acuerdo municipal, e) El Juzgado de lo Contencioso- Administrativo declara ilegal la licencia, f) El Juzgado dicta una providencia de derribo, que es ejecutada por la Junta de Andalucía, g) Los Prior demandan amparo ante el TC, y h) el TC anula el procedimiento desde la interposición del recurso contencioso-administrativo por no haber sido emplazados.

Esta es la foto fija. Pero, ¿qué están viendo muchos en ella? Unos dicen que el TC declara legal la vivienda, otros que falla en contra de la Junta o que es en contra del Ayuntamiento, otros que… En fin, que cada uno está interpretando el fallo a su gusto y capricho, escenificando versiones propias que distan mucho de la verdad.

La triste realidad es que el tema no está resuelto y quedan aún varios años de batalla jurídica por delante. Hay que retrotraer las actuaciones al recurso contencioso-administrativo y hacer lo que no se hizo: oír a los Prior. Ni ha llegado la hora de las indemnizaciones ni se puede considerar establecido el punto final. Y hay que sentirlo por los Prior, que son, hasta ahora, las únicas víctimas del desaguisado.

viernes, 24 de abril de 2009

Chaves, Griñán y Compañía


Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es

Llevo medio siglo de visita en este planeta y creía que todas las sorpresas que tenía que llevarme ya me las había llevado. Pues no. Lo que voy a contar es verídico. Suena el teléfono. “Somos de Radio Intereconomía, deseamos conocer la opinión que sobre el cambio político producido en Andalucía tienen ilustres articulistas andaluces”. “Muy bien, llamen ustedes a Esperanza Sánchez o a Javier Pérez Royo, adiós”. Pero insisten: “Es que nos interesa la opinión de algún prestigioso –vaya, ya no ilustre- articulista de Almería”. “Pues, lo que se dice articulistas prestigiosos de Almería, sólo hay tres, Torrijos, Jose Fernández y Fausto Romero, pero de ninguno de ellos tengo el móvil, así que adiós”. Y vuelve el tío. “El único articulista reconocido –siga bajando el listón, joven- de Almería que hemos encontrado en internet ha sido usted, así que si no le importa…” “Caballero, ni soy ilustre, ni soy prestigioso, ni soy reconocido, ni siquiera soy articulista, yo soy un intruso, pero si usted se empeña en que opine, opino”. “Pues opine, opine, dos minutos, por favor”.

“Coincido con Diego Asensio, secretario general del PSOE almeriense, que en La Voz de Almería ha escrito un interesante artículo titulado “Gana Almería, gana España”. Completaría el titular: Gana Almería, gana España, gana Chaves, gana Andalucía, gana Griñán, gana el PSOE, gana Arenas, gana el PP, gana Zapatero… ganamos todos. Respecto a los consejeros, creo que el currículum político de Martín Soler está en sus primeras líneas. Lo de Rosa Aguilar es comprensible, quiere alcanzar una meta más de su carrera política, y en IU había tocado techo. Lamento la salida de Zarrías y Vallejo, creo que el gobierno andaluz pierde dos valiosas locomotoras políticas. ¿Le vale?”.

“Perfecto, muchas gracias”. “A usted”.

martes, 21 de abril de 2009

El Almería y el PPV

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es

Cuando todo el mundo creía que nuestra Unión Deportiva Almería era ajena por completo a esta llamada “Guerra del Fútbol” -que no es otra cosa que una disputa económica, interesada e interesante, por los derechos de retransmisión televisiva de los partidos- ahora nos encontramos que también estamos metidos de lleno en el berenjenal. Y la verdad es que no terminamos de entenderlo. Siempre se nos ha dicho, y parece que es así, que el Almería tenía vendidos los derechos a Audiovisual Sport hasta el día 30 de junio, es decir, hasta final de esta temporada. Por eso era la plataforma de Sogecable la que retransmitía todos los partidos que se celebraban en los Juegos del Mediterráneo.

Hasta que hace unas semanas la directiva del Almería decide que ya no entran más las cámaras de AVS, que las que ahora van a entrar son las Mediapro-La Sexta, a cuya productora le han vendido los derechos de las temporadas venideras; pero no los de ésta, insisto, porque los de ésta están firmados con la plataforma de Sogecable. ¿Correcto ese proceder rojiblanco? Uhhh…

¿Qué explicación da el Almería? Pues una explicación rara, rara, rara… Dice José Juan Bonillo, que es el señor que administra los dineros del club, que lo hacen así porque el Almería se ha integrado en el G-30, y que como AVS no paga a algunos clubes de este grupo –por cierto, AVS dice que no les paga porque tampoco les dejan pasar su cámaras, como el Numancia-, pues ellos hacen causa común. Y se pregunta el personal: ¿El Almería tiene contrato con AVS como club autónomo e independiente o lo tiene como miembro agrupado en el G-30? Parece que cuando se firmó el contrato ni siquiera existía el G-30. ¿Estamos ante un incumplimiento de contrato por parte del Almería? Pues parece que tiene todas las pintas.

sábado, 18 de abril de 2009

Mafo-Barea: la película

Hay que ver qué floja es la memoria. Mostramos asombro por esta película que todos los días nos ofrecen MAFO (ya saben: Miguel Ángel Fernández Ordóñez, Presidente del Banco de España) y los miembros del gobierno, con sus encontradas opiniones sobre la situación económica, cuando cualquier mente medio despierta recuerda que la película no es de estreno, que es una vieja reposición. En cada pase cambia, eso sí, uno de los actores principales. Ahora es MAFO, pero antes fue José Barea, aquel viejecito andaluz al que Aznar echó mano para que dirigiera la llamada Oficina Presupuestaria. Antes del carguito, don José llevaba a sus espaldas –y lleva, porque aún sigue en activo como catedrático de Economía y Hacienda y como autor de artículos periodísticos que son lecciones de sapiencia económica- muchos años de experiencia al servicio del erario público. Aznar le buscó un puesto a su medida, sin organización administrativa alguna, con el único encargo de que en cada momento dijera las verdades del barquero. Y vaya si las decía. Y todos lo agradecimos. Hasta que los asesores listillos de Moncloa creyeron que aquel eslabón suelto podía tener repercusión en la cadena de votos. Y le dieron el bote.

Barea no era ni un insolvente, ni un irresponsable ni un lenguaraz. Tampoco Miguel Ángel Fernández Ordóñez lo es. Al contrario. MAFO es, como Barea, un economista de gran trayectoria y un gran prestigio profesionales ganados tras muchos años de servicio a los intereses públicos. Muchos zapateristas chirrían cuando le oyen hablar. Son los mismos que aseguraban hace unos meses que este país era Jauja y que el pleno empleo era cosa hecha. Hace bien Zapatero en mantenerlo ahí, y haría mejor aún si de vez en cuando le hiciera caso.

viernes, 17 de abril de 2009

Alcaldes del 79-83


Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es

Confieso que no terminan de agradarme los actos que conmemoran efemérides. No es por nada, simplemente es porque mi mente está tan repleta de proyectos de presente y de futuro que creo que no puedo permitirme el lujo de regocijarme durante mucho tiempo en el recuerdo. Ya llegará su momento. Ahora, ni me dejan ni lo deseo. El poco tiempo libre que me queda, y también el ocupado que no me queda, lo oriento hacia el futuro, y el uso que hago del pasado es como eslabón de experiencia hacia una actuación que viene. No sé si me explico, seguro que no, pero qué más da.

El caso es que, rompiendo los esquemas, el jueves estuve en el homenaje que Diputación dio a los alcaldes del periodo 79-83. Emotivo acto, sí, señor. Aproveché para rendir tributo a muchos amigos que prestaron un servicio impagable a sus pueblos en unos momentos de penuria económica para todos. Dicen que ahora, los ayuntamientos, están en crisis. Y si esto es una crisis, ¿aquello qué era? No había una peseta, y, a pesar de ello, se transformó la vida de los municipios. Sobraban valor, dedicación e imaginación.

Fue un acierto del actual presidente de la Diputación, Juan Carlos Usero, volcar casi todo el protagonismo del acto en José Fernández Revuelta, el presidente de entonces. Fernández Revuelta fue un buen presidente y un presidente bueno. No sé por qué, pero siempre he tenido la sensación de que el puesto que ocupaba no le había llegado ni por vocación ni por querencia. Al vicepresidente del momento, Fausto Romero, se le veía en su salsa. (Me halagó con sus palabras: “Leo lo tuyo y siempre estoy de acuerdo”. Vaya, no coincidimos, yo no estoy de acuerdo en casi nada de lo que escribo). No vi, y me preocupé, ni a Santiago, ni a Maresca, ni a Céspedes ni a Adolfo. Qué buena gente. Los saludaré en el 50º aniversario.

domingo, 12 de abril de 2009

Loa a don Federico


Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es

Alguno de mis lectores se sorprende de la defensa que hago de la labor de Federico Jiménez Losantos –don Federico, para sus adictos-, director de “La Mañana”, de la COPE. Que no haya dudas: FJL no ocupa el nº 1 en el escalafón de mis periodistas radiofónicos de cabecera. Le anteceden, por este orden, Carles Francisco (SER), Tom Martín Benítez (Canal Sur), Carlos Herrera (Onda Cero) y Juan Ramón Lucas (RNE). Incluso delante de él está Frank Blanco, director de “¡Anda ya!”, de “Los 40 Principales”, que es una hartá de buena música y buen rollito. En esa lista Luis del Olmo (Punto Radio) ni está ni se le espera porque hallarlo en el dial es imposible.

Pero es cierto que le oigo de vez en cuando y defiendo su trabajo. ¿Por qué? No nos engañemos: Los medios de comunicación nunca han dejado de ser el brazo articulador de diversos grupos de presión, unos económicos, otros políticos y otros –lo más frecuente- económicos y políticos a la vez. El abanico radiofónico, ahora mismo, exceptuando el déficit de Punto Radio, está bastante equilibrado. FJL ocupa un espacio muy concreto que en la variopinta sociedad española tiene sus adeptos. Lo vemos en todos los EGM. Son ciudadanos de ideas conservadoras, católicos y amantes de la nostalgia, que, para jugar en el tiempo presente, se desvisten de formalidades y quieren hacerse oír con voz destemplada, a veces rayando la obscenidad verbal y hasta practicando el insulto. Comprendo que a los obispos esa forma de hacer radio les incordie ya demasiado, pero a muchos de nosotros nos divierte. Pedirle a Federico que cambie es exigirle que envuelva su mensaje en correctos modales, o sea, que despoje sus sermones del tono ácrata, y hasta zafio, que le ahora le da. Pero no lo puede hacer porque ése es su encanto. ¡Mis reconocimientos, don Federico!

viernes, 10 de abril de 2009

Los Puntos: 40 años


Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es

Se cumplen cuarenta años desde que un grupo de jóvenes de Cuevas del Almanzora irrumpieran en el mercado discográfico español para darle más de diez años de gloria. Atendían al nombre de Los Puntos, y aunque algunos de sus miembros ya sólo pueden formar parte de nuestro recuerdo, para siempre quedarán grabados en la historia de la música española, y de forma particular en la de Almería, los nombres de Pepe y Alfonso Grano de Oro, José Belmonte, Tato Flores y José Antonio M. Meca. Empezaron con un par de singles, “Miguel” y “En el calor de la noche” (1.969), que pasaron desapercibidos en un ambiente musical dominado por grupos de éxito, pero pronto dieron el salto con “Good Morning” (1.970), una fabulosa canción –para mí, la mejor de Los Puntos- que si no llegó a alcanzar el número uno fue porque se tropezó en el camino con nada más y nada menos que “Let it be”, de The Beatles.

Después, la lista de éxitos fue inacabable: “Magdalena” (1.972), “Cuando salga la luna” (1.973), “Esa niña que me mira” (1974), “Llorando por Granada” (1.974), “Feria” (1.975), “Tierra Cristiana” (1.976), “El Sur” (nº 1 de Los 40 Principales), “Política Municipal” (1.978)… hasta poner en el mercado nada menos que 19 singles y 9 LP, además de los que a continuación publicaron con el nombre artístico de Almanzora.

Han pasado cuarenta años y la música de Los Puntos sigue tan fresca como entonces. Periódicamente, sus éxitos son reeditados, y no faltan las versiones actualizadas y con nuevos aires. El Barrio nos ha devuelto un “Llorando por Granada” que a cualquier aficionado con sensibilidad musical pone los pelos de punta. La etapa que Los Puntos han reiniciado ahora, con “Bagdad” como estandarte, también tiene su interés, pero la gloria sigue estando allí. Feliz cumpleaños, amigos.

domingo, 5 de abril de 2009

¡Qué día!


Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es

¡Vaya día! Me levanto, ojeo la prensa, y, ¡hale!, sorpresa, sorpresa. La primera: el PSOE junta a sus alcaldes del pasado y el presente, y heme aquí, en el pueblo, desconsolado, contemplando el momento gráfico. Me quedé con las ganas. Ni una llamada al móvil, ni antes ni después, ni de culpa ni de disculpa. La indiferencia, lo peor. Algo habré hecho mal. Tampoco vi a Santiago. Es un consuelo.

La segunda: Se avecina tormenta profunda en el ya de por sí revoltoso mundo de la comunicación. Abochorna el maridaje de La Sexta con los medios de Pedro J. Gratis total, dicen. Mentira. Objetivo: Cargarse Prisa. Roures va por ahí tirando de chequera y los polanquistas están para pegarse un tiro. María Teresa calla y otorga. Qué error, qué inmenso error, que diría Ricardo de la Cierva. Y “El Observador” nos pega la puntilla: Joly –“Almería Actualidad”- y Vocento –“Ideal”- avanzan hacia la fusión/absorción. Alguien sobra, dicen, y mucho nos tememos a quién le va a tocar. Es una pena, no lo hacen mal, pero, claro, a ver quién aguanta dándote por dos reales lo que vale una peseta. Malos tiempos para los amantes de la prensa de papel.

Y la tercera. Ésta me ha dejado herido de muerte. Don Federico ve peligrar la renovación de su contrato, que expira en agosto. Las mañanas de España no pueden ser las mismas con él que sin él. Yo, nunca salgo de casa sin tomar mi ración de Federico. Un mago, como es él, no puede ser recluido en el Guantánamo de las ondas. Los entresijos de la política española, todo lo que se esconde tras el escenario, nunca serán conocidos sin este provocador del periodismo y sus lenguaraces colaboradores. Los obispos no soportan ya tanta provocación. ¡Es un juego, excelencias! Cometen un error quienes crean que su despido les alivia. Tampoco creo que las emisoras que le ha dado Aguirre le puedan dar el sustento adecuado. Me preparo para lo peor: su ausencia.