_______________________________________________________________________________________________

sábado, 7 de marzo de 2009

Las cuentas de Cajamar

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
http://www.emilioruiz.es/

Lejos de titulares despampanantes, normalmente relacionados con la política expansionista, la asamblea de Cajamar que ha ofrecido las cuentas de 2008 ha puesto de manifiesto que nuestra cooperativa de crédito no vive el margen de la delicada situación que atraviesa el sector bancario español y la economía española en general. Llamativo es el dato de los beneficios -más de 126 millones de euros-, en parte debidos a ingresos extraordinarios producidos por la venta de participaciones en sociedades del Grupo Caja Rural, pero no hay que minimizar otros datos menos positivos, como el retraimiento del crédito (en 2008 creció un 3,6 % frente al 26,2 % del año anterior) y el incremento de la tasa de morosidad, que se ha situado en el 3,69 %, escalando 2,6 puntos respecto al año anterior. Las perspectivas para este año sitúan la morosidad en el 6 %. Otras entidades, como Ruralcaja, no han querido demorar más estas provisiones y han presentado sus cuentas con tasas de morosidad que superan ese mismo porcentaje, ajustándose de esa forma a la realidad que se nos avecina, que no es de excesivo optimismo.

Ha sorprendido que los gestores de Cajamar se hagan eco ahora de esa rumorología que ni es nueva ni tiene mayor ímpetu que en otras ocasiones. Los comentarios despectivos hacia Cajamar han sido una constante de la competencia. Pero su impacto real en la clientela ha sido nulo. Ladran, luego cabalgamos. Ayer mismo, la consultora Inmark hizo público su estudio sobre la calidad del servicio que prestan las entidades financieras. Cajamar es la entidad española con el mayor índice de satisfacción entre su clientela, obteniendo 8,55 puntos sobre 10. Y es la segunda a la hora de mantener un mayor porcentaje de clientes (79,7 %), por detrás sólo de La Caixa. Así que enhorabuena… y prudencia.