_______________________________________________________________________________________________

miércoles, 11 de febrero de 2009

Reforma laboral sí, reforma laboral no


Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es


Mientras Rodríguez Zapatero nos recuerda una y otra vez que no habrá reforma laboral si no es con el beneplácito de los interlocutores sociales, que es lo mismo que decir de las organizaciones sindicales, ya que la patronal y el PP la están pidiendo a gritos, su –y nuestro, pero más suyo que nuestro, porque al fin y al cabo él lo nombró- Gobernador del Banco de España se ha despachado esta mañana con unas declaraciones demoledoras: “La grave crisis de desempleo que estamos sufriendo actualmente debería llevarnos a examinar qué podemos cambiar de nuestro mercado de trabajo”. O sea, reforma laboral, sí o sí.

Hay muchos ciudadanos que tienen la sensación de que hay un pacto establecido entre el Gobierno y los sindicatos mayoritarios por el cual éstos destierran de sus iniciativas cualquier intento de huelga general mientras aquél no toque para nada la legislación que regula el mercado laboral. Como que se han dicho: Tú no me toques esta herida y yo no te toco la tuya.

En temas tan sensibles como éste es lógico que un gobierno socialista no quiera mover una coma si no cuenta con las bendiciones de CCOO y UGT. Pero si estos dos sindicatos intentan instalarse en el inmovilismo absoluto no se puede olvidar que la tarea de un gobierno es gobernar y que las decisiones hay que tomarlas en beneficio del interés general. Ahora mismo la legislación laboral española es muy buena para trabajadores con empleo estable en empresas solventes. Pero muy mala para los trabajadores que quieren abrirse una puerta en el empleo y para las empresas con dificultades de supervivencia. Los sindicatos tienen que hacer de escudo de protección de los empleados, es su obligación, pero también están obligados a facilitar la incorporación al mercado de trabajo de quienes quieren trabajar.