_______________________________________________________________________________________________

domingo, 1 de febrero de 2009

La codicia de Endesa



Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
http://www.emilioruiz.es/


Si la dirección de Sevillana-Endesa hubiera pensado un poco el enorme daño que ha hecho a muchas familias, estoy seguro de que su actuación no hubiera sido tan miserable. Parece que la codicia tiene que ser un elemento intrínseco de la mente de quienes rigen las grandes empresas, pero todo debe tener un límite. Esta vez, estos señores han sobrepasado con creces todos los límites tolerables, y lo único que deseo es que la Junta de Andalucía, o quien sea, imponga a estos despechados la sanción que merecen.

Mi madre –perdone el lector que personalice el tema en una persona concreta, un familiar, pero su caso es el de miles de andaluces- tiene 92 años y una humilde pensión. Se tiene que administrar muy bien para llegar a final de mes. Controla cada euro para poder vivir dignamente. Suele pagar de luz en torno a sesenta euros cada mes (100-120 euros cuando el recibo era bimensual). Este último recibo le ha venido con 240 euros. Y a una hermana suya, mi tía Gloria, con 325. Y a una vecina, Isabel, con 617. ¿Cómo van a poder sobrevivir este mes estas pobres viejecitas cuando vayan al banco a cobrar su pensión y vean que Sevillana se la ha llevado casi entera?

Endesa sabía que la luz iba a subir a primeros de años. Y de manera intencionada ha dejado de facturar consumos anteriores, correspondientes a los meses finales de 2.008, para acumularlos en el recibo de enero de 2.009, cuando ya la subida es efectiva. Individualmente, el fraude es poco significativo: seis, diez o doce euros. Globalmente, es de millones de euros. Pero lo peor es el daño material y moral que le ha hecho a muchas humildes familias que ahora no saben qué hacer para llegar a final de mes. Y que no se les ocurra devolver el recibo, que estos señores no conocen la palabra piedad: corte de luz y a encender la vela. Qué miserables.