_______________________________________________________________________________________________

sábado, 10 de enero de 2009

50.000 parados


Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es

La realidad se presenta a veces de forma tan cruel que entran ganas de negarla, de cerrar los ojos y pensar que el mundo real no es el que es sino el que nos agradaría que fuera. Esta semana, las cifras oficiales del INEM nos han ofrecido uno de esos datos que invitan al sobresalto: En España hay ya 3.128.963 parados, de los que 49.683 son de nuestra provincia. Manuel León dice en este mismo periódico que si esto fuera así “habría asaltos al Mercadona para faenar pan y huevos; o al Carrefour, para hacer acopio de pañales y de leche; habría tirones a bolsos en el Paseo y carteristas en cada esquina”. Y en un ataque de excitación remata: “Si en Almería hubiese 50.000 parados habría una Revolución Francesa”. No, hombre, no; ni só ni arre.

Los datos del INEM son incuestionables. Y cuando salgan los datos de la EPA, para la mayoría de los expertos mucho más fiables que los del INEM, posiblemente sean más. Pero estas cifras hay que ubicarlas en el lugar adecuado. La situación es preocupante, pero no alarmante, y mucho menos extrema. En la historia reciente, España ha pasado por peores momentos. En la década de los ochenta llegamos a tener más de tres millones de parados. Pero hay una gran diferencia con respecto a la situación actual: La población activa entonces se situaba entre los doce y quince millones de personas. Ahora, la población activa supera los 23 millones. No hemos de olvidar todo lo que supone la incorporación de la mujer al mercado laboral. Ésta es la primera vez en la historia que el número de hombres en paro (1.576.467) supera al de mujeres (1.552.496). Hoy, tener el veinte por ciento de paro no significa tener desamparadas a “veinte de cada cien familias”. Cada vez son menos las familias con un solo miembro en activo.