_______________________________________________________________________________________________

martes, 23 de diciembre de 2008

Todos con Hugo

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es


Alfonso García ha demostrado una vez más que es un hombre ágil de reflejos. Su respuesta al “caso Arconada” es la propia de quien sabe lo que tiene y sabe lo que quiere. La afición andaba desanimada, y sólo un golpe de efecto, un giro radical, podía cambiar la tendencia de los aficionados hacia la desesperación. El Almería llevaba unos meses sumido en el desconcierto, motivado por una serie de hechos de difícil comprensión, empezando por la campaña de abonos, continuando por los inusuales rapapolvos noche y día a los aficionados y a las empresas, siguiendo por el estrambote de los refuerzos de la plantilla y terminando por donde, con tal plan, había que terminar: en búsqueda desesperada hacia los últimos lugares de la clasificación.

Almería –entendiendo como tal a la sociedad almeriense en general- no tiene asumida una cultura de fidelidad futbolística hacia un equipo de la tierra. Tal vez se deba a la inestabilidad de nuestros clubes. En otras provincias, son las aficiones las que arrastran a sus equipos hacia el éxito. Aquí, tiene que ser al revés. Se nos tiene que presentar un equipo de éxito para crear afición. La temporada pasada todo salió bien: aceptable números de abonados, buena campaña en lo deportivo y euforia general. Se creó el caldo de cultivo adecuado para dar un impulso al grueso de la afición. Pero no se hizo nada adecuado para que de esa siembra saliera una buena cosecha. No es cuestión de volver otra vez a machacarnos la cabeza sobre las causas de tanto error. Pero sí debemos ser lo suficientemente humildes para aprender de la lección.

El Presidente, con esto que ha hecho ahora, ha demostrado que es sensible a la situación y que tiene capacidad de respuesta. El fichaje de Hugo Sánchez debe ser el punto de partida de un nuevo tiempo. La temporada 2008-2009, con Hugo en el banquillo, debe ser la de la transición a la estabilidad. Y en cuanto se consigan los objetivos de la permanencia –que necesariamente tienen que cumplirse, porque tenemos equipo para ello- hay que ponerse a planificar el Almería del 2.010. Hay que recuperar e incrementar el apoyo popular, el apoyo empresarial y el apoyo institucional. Estos tres pilares son básicos para tener un equipo sólido con mentalidad triunfadora. Nuestro triunfo no es otro que arraigar un equipo en la mayor categoría del fútbol nacional. Nada más... y nada menos.