_______________________________________________________________________________________________

lunes, 8 de diciembre de 2008

Recetas mágicas



Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es

Es cierto que la creación de un fondo de 9.000 millones de euros para hacer obras municipales no es la panacea para salir de la crisis. Entre otras razones, porque una situación tan compleja no se resuelve con recetas mágicas. Pero lo peor que pueden hacer los gobiernos –desde el local al estatal- es entrar en el colapso del pesimismo y afrontar la situación como si de un castigo divino se tratara. Los periodos de recesión, como los de crecimiento, forman parte de la historia misma de las sociedades modernas, y de ellos unas veces se sale antes y otras se sale después. Hasta 1.954 las bolsas estadounidenses no alcanzaron los niveles de crecimiento abandonados por la depresión de 1.929. Y para ello hasta tuvo que pasarse por una Guerra Mundial. Seguro que ahora la recuperación no será tan duradera ni tan dramática.

España tiene la suerte de verse precedida de unos años de crecimiento económico muy importantes. La crisis ha estallado en nuestras manos a los pocos meses de disfrutar de crecimientos superiores al cuatro por ciento. Podemos afrontar la situación en mejores condiciones que otras economías más débiles. Pero para ello es necesario actuar en todos los frentes sin exclusión: en el fiscal, en el económico, en el social, en el salarial, en el laboral. En todos.

Está sorprendiendo la inexistencia de medidas laborales concretas para afrontar el tema del paro. La legislación laboral española es muy compleja y, a veces, como ahora, incompatible con momentos de crisis. Un ejemplo: El sector de la construcción, en caída libre, tiene vigente un convenio que obliga a las empresas no a mantener el poder adquisitivo de los salarios de los trabajadores que aún les quedan, que no sería poco, sino a subir los sueldos un punto y medio por encima del IPC. ¿No se lo creen? Pues es verdad.