_______________________________________________________________________________________________

sábado, 1 de noviembre de 2008

Las rotondas de Los Gallardos

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es

El BOE del día 24 de junio despertó con una buena noticia a los conductores de vehículos que toman el pequeño tramo de carretera de la vieja N-340 que transcurre entre la Autovía del Mediterráneo y la carretera comarcal de Garrucha a Los Gallardos a su paso por este pueblo. Son apenas dos kilómetros, pero muy transitados por automovilistas de Bédar, Los Gallardos, Turre, Garrucha y Mojácar, y también por quienes, procedentes de la costa de Mojácar, se dirigen en dirección Almería y viceversa. Ese día el BOE anunciaba que el Ministerio de Fomento había adjudicado a la empresa Grupo Empresarial de Obras Civiles Sur, S. A., las obras para la construcción de dos glorietas en sustitución de las actuales intersecciones que enlazan con la carretera de Bédar y con la de Garrucha a la altura de la Venta de la Molina y de la Gasolinera de Los Gallardos, respectivamente.

Las obras proyectadas iban –o van, no perdamos la esperanza- a enterrar dos puntos negros que en los últimos años han sido la causa de muchísimos accidentes, algunos de ellos con resultados trágicos. Este pequeño tramo de carretera lo toman habitualmente los camiones de gran tonelaje que transportan el yeso desde las canteras de Sorbas al puerto de Garrucha.

El “mosqueo” de los usuarios afectados está más que justificado. Primero se les dijo que el comienzo era inminente, y que las obras estarían listas para el verano. Después, que bueno, que ya era mejor dejar pasar el estío para no entorpecer el tráfico de la costa. ¿Y ahora? Ahora ya vuelan las especulaciones: que si se ha retirado el proyecto, que si la empresa ha renunciado por la temeridad de su oferta, que si no se han hecho las expropiaciones... El subdelegado del Gobierno conoce bien el tema y seguro que comprende la preocupación. Díganos algo alentador, señor Corpas.