_______________________________________________________________________________________________

sábado, 11 de octubre de 2008

El Paraíso Terrenal

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es

¿Ha visitado alguna vez, querido lector, el Paraíso Terrenal? Claro que no. Porque no existe. Pero no se preocupe porque pronto podrá verlo con sus propios ojos. Ahora, lo único que puedo ofrecerle es una visita imaginaria. Vamos a ella.

Preséntese en la Plaza Nueva de Mojácar y observe el inmenso espacio que, desde su Mirador, se ve hacia el norte. Verá allí, a la derecha, Garrucha, un poco más hacia la izquierda Vera, a continuación, como simulando el arco del Indalo, verá Antas, Bédar y Turre, y en medio, como su fuera la cabeza de nuestro tótem, Los Gallardos. Pues bien, a todo ese inmenso espacio ahora han dado en llamarle El Llano Central, pero pronto será El Paraíso Terrenal.

Ahora cierre los ojos e imagine ese espacio convertido en una ciudad de ensueño, con el AVE que nada más entrar en ella hinca sus vagones bajo tierra para volver a aparecer cuatro kilómetros más adelante. Una vía paisajística nos conducirá por el viejo itinerario del ferrocarril minero Bédar-Garrucha. Por supuesto que se podrá conectar a internet desde cualquier punto, para eso habrá una red wifi. A la derecha de su visión imaginaria podrá ver una ciudad deportiva de élite donde se concentran la mayoría de equipos europeos de la Champion. Golfistas y atletas de élite tendrán aquí su cuartel de invierno. No habrá paro, pues su población activa se acercará a los cien mil habitantes, más de los que tiene ahora la comarca. Más de quince mil plazas hoteleras acogerán con agrado al visitante, y un millón de metros cuadrados de techo terciario e industrial serán el signo de la actividad. Ni que decir tiene que aquí los transportes públicos funcionarán utilizando hidrógeno o baterías eléctricas.

¿Usted cree en los milagros? Pues crea en el Paraíso Terrenal, o sea, en el Llano Central.