_______________________________________________________________________________________________

sábado, 4 de octubre de 2008

¿Dónde guardo mis ahorros?

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es


Mi anciana madre tiene noventa años y una vida, según dice ella emulando al mismísimo Celaya, “cargada de futuro”. Es una viejecita poco convencional. Las de su edad se regodean contando las vivencias de su juventud. Para ella, el pasado no existe, sólo existe el futuro. Yo la enfado mucho y le digo: “Pero si tú no tienes futuro, mamá, tú tienes pasado y presente, pero nada más, tu futuro es el hoy, el día a día, desengáñate”. Hiero sus sentimientos, pero en el fondo se sienta satisfecha de las noventa primaveras vividas.

En su obsesión por tener planificado el mañana, ahora anda preocupada con eso de la crisis bancaria. Tanto que, considerando insuficiente lo que al respecto dicen los telediarios, se ha enganchado a TVE-24 horas, que, como su mismo nombre indica, son 24 horas al día dándole a la machaca. El otro día no pudo aguantar más y me llamó en un aparte: “No me gustan las cosas que estoy viendo –me dice-. Tengo, por lo que pueda pasar, ya sabes, un par de milloncicos en el banco y no sé si están ahí bien guardados”. La tranquilizo y le digo que no se preocupe, que el Fondo de Garantía de Depósitos le devolvería los doce mil euros aunque el banco diera en quiebra. No fiándose, me dice que ella quiere hablar con “el Fondo”. No sé si es porque en el pueblo a mucha gente la nombran con el artículo delante – “la Isabel” y “el Frasquito” son sus vecinos- ella cree que “el Fondo” es un señor de carne y hueso.

Al final le digo que si no se fía de nadie, que coja el dinero y lo guarde donde siempre lo han guardado sus padres y sus abuelos, debajo un ladrillo. Pero también tiene respuesta para mi propuesta: “¿Qué quieres, que vengan los murcigleros esos y me dejen en la ruina?”. La que me ha caído con mi madre. Y con la crisis.