_______________________________________________________________________________________________

jueves, 25 de septiembre de 2008

Las 5.000 viviendas


Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es


Parece que, por fin, la Junta de Andalucía y los ayuntamientos afectados se han decidido a coger el toro por los cuernos para intentar arreglar el tema de las cinco mil viviendas ilegales que se encuentran esparcidas por la zona norte-levante de nuestra provincia. La situación era insostenible. Se dice que el tiempo lo cura todo, pero el tiempo, por muy plácida que sea, no puede hacer desaparecer del mapa provincial este inmenso número de edificaciones levantadas al margen de la ley con el beneplácito –o la pasividad, o la irresponsabilidad, da igual- de quienes nos gobiernan. O nos han gobernado, según los casos. Había que intervenir ya, o la herida, lejos de curarse por el paso del tiempo, se engangrenaba cada día más.

La mayoría de los ciudadanos no conocemos ni las razones ni los culpables –suposiciones tenemos todos- de que esta bola de nieve se haya hecho tan enorme. Pero, a las alturas que estamos, no es cuestión de seguir con las interrogantes. Para qué. Afortunadamente, la bola ha dejado de rodar y no aumenta su tamaño. La regularización es precisa y necesaria, como necesario es que para conseguir el fin deseado establezcamos unas premisas previas. A saber:

a) Hay que dejar a la justicia al margen del problema retirando todos los contenciosos. Los temas penales son otra historia.
b) Deben desaparecer las edificaciones levantadas en suelos en situación especial (dominio público, riesgos de inundación, suelo protegido, etc.).
c) Los promotores no deben obtener un enriquecimiento injusto en perjuicio del resto de los vecinos, por lo que deben hacer a éstos las debidas compensaciones tanto materiales (las cesiones oportunas) como económicas (hay que pasar por la caja municipal).
d) La obtención de la licencia de primera ocupación debe ir condicionada a la dotación de los servicios e infraestructuras básicos, a fin de que luego no sean los demás vecinos quienes tengan que sufragar las fechorías que otros han cometido.