_______________________________________________________________________________________________

viernes, 29 de agosto de 2008

Pueblerinos

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
info@emilioruiz.es


Ayer, jueves, un centenar de vecinos y visitantes asiduos del Levante almeriense nos reunimos para entregar los I Premios Axarquía Almeriense. Reconocimos de esta manera la labor que en beneficio de esta comarca hacen personas e instituciones como Antonio Gil Albarracín, Remedios Martínez Amaya, José Herrera Plaza y Andrés Sánchez Picón, autores estos dos últimos de la película “Operación Fecha Rota”, la Asociación Asprodalba y Manuel Marín. En la recogida del premio, cada uno de los galardonados entretuvo sus palabras en el protocolario agradecimiento, pero también en ofrecernos una visión propia de esta provincia en la que nos ha tocado vivir. Manolo Marín es un hombres que está ya de vuelta de muchas cosas, y por eso sus palabras tenían para nosotros un valor especial. Nos recordó que vino a instalarse por estos pagos cuando Almería era la cuadragésima novena provincia española en desarrollo, y hoy está en los puestos de cabeza, según él la quinta. E incidió en que esta realidad no es percibida por los propios almerienses, que no valoramos nuestro esfuerzo ni damos mérito alguno al resultado conseguido.

En los últimos años, los almerienses hemos dado un salto cuantitativo para situarnos en un lugar adecuado. Para seguir por este camino tenemos que abandonar definitivamente esos sentimientos derrotistas y de inferioridad que muchas veces nos arrastran. Tenemos que dotarnos de una mentalidad avanzada, relegando el victimismo y las ideas de complacencia aldeana. Y ahora voy a decir algo que, como dicen en mi pueblo, si a alguien le molesta, pido perdón por anticipado. Y es esto: El papel que los tres periódicos provinciales están desempeñando durante estos días de feria en la capital no es el propio de una sociedad moderna y con ideas avanzadas, sino de un pueblo que se relame con el papanatismo y lo pueblerino. Perdón, insisto, pero tenía gana de decirlo.