_______________________________________________________________________________________________

domingo, 3 de agosto de 2008

La Ciudad de la Justicia de Almería



Emilio Ruiz

Director de La Cimbra

Si los plazos de ejecución se cumplen, y el desarrollo de las obras parece indicar que así será, dentro de un año la ciudad de Almería dispondrá por fin de su Ciudad de la Justicia. Es curioso que se le llame Ciudad a lo que no es más que un edificio desdoblado con apenas una superficie de treinta mil metros cuadrados, pero así es como se le llama al proyecto que en su día redactara el arquitecto Gerardo Ayala. Fue en noviembre de 2.005 cuando la entonces Consejera, María José López, colocó la primera piedra de lo que pretendía ser el edificio que albergara todos los órganos judiciales de la ciudad, actualmente dispersos por diversas sedes.

Pues bien, no se han inaugurado aún las instalaciones y ya se ha caído en la cuenta de que de unificación, nada de nada; que el edificio es insuficiente para las necesidades judiciales actuales, y de las futuras no digamos nada. A veces, los proyectistas, o los que consignan las cantidades presupuestarias, no ven cuatro palmos más allá de sus narices. Es frustrante ver cómo el edificio que iba a unificar todos los órganos judiciales al final no va a ser otra cosa que otra parte de una nueva dispersión. Por lo pronto, ya se nos está diciendo que la sede de lo contencioso-administrativo no se moverá de la calle Canónigo Molina Alonso, y no se descarta la posibilidad de habilitar nuevas sedes para otros juzgados que se avecinan, como los seis nuevos de instrucción o los cuatro más de lo penal. Previsores, lo que se dice previsores, la verdad es que no hemos sido. Y es una lástima.

Queda por saber el uso que finalmente se le va a dar al actual Palacio de Justicia. Es un edificio tan emblemático para la ciudad que sería un error darle una utilidad marginal.